NUESTRA INSTITUCIÓN

Nuestra Espiritualidad Pasionista

Nuestra Espiritualidad Pasionista

El Instituto Santa Cruz es parte del trabajo de la Congregación de los Misioneros Pasionistas de Argentina, Uruguay y Brasil. Los Misioneros Pasionistas, tenemos como misión “Hacer memoria del apasionado Jesús de Nazaret”. 

La espiritualidad la expresamos así:
“Nosotros, los Pasionistas, solidarios con los crucificados de hoy, nos abrimos a la fuerza de la Cruz de Jesús, para afrontar proféticamente la injusticia y anunciar de un modo creíble al Dios de la vida”.

San Pablo de la Cruz junto compañeros para hacer memoria de la Pasión de Jesús.

Pablo de la Cruz solía decir: La memoria de la Pasión de Jesús es el remedio eficaz para nuestro tiempo.

Por lo general se asocia a la Pasión de Jesús, los padecimientos, los sufrimientos que vivió. Muchas veces tenemos una visión dolorista de la Pasión. 

Usamos la palabra pasión para hablar de lo que nos hace padecer y también para nombrar lo que nos apasiona

Hablamos de Pascua para expresar lo que brota de estas dos experiencias bien humanas  que nos acompañan siempre en la vida y a veces están muy juntas.

La Pascua es más que un paso, es un salto. Para saltar se necesita energía, riesgo, fuerza y confianza en esa tierra que nos va a sostener cuando caigamos después de haber estado en el aire por unos segundos.

Jesús vivió su Pascua, dio el salto de la muerte a la resurrección. Nosotros por ejemplo vivimos la pascua, cuando damos el salto de atravesar miedos, límites que nos impiden crecer. 

Estas cuatro palabras: pasión, padecimientos, apasionamientos y pascua; nos ayudan a traducir lo que significa: Hacer memoria de la Pasión de Jesús en estos tiempos.

Vamos a leer con estas palabras, tres dimensiones fundamentales para nuestra vida: 

  1. Nuestra relación con Dios; 
  2. Nuestra relación con nosotros mismos y 
  3. Nuestra relación con la humanidad y la madre tierra. 

Entonces en nuestra espiritualidad pasionista buscamos

    1. Miramos en profundidad (contemplativos), la vida que brota de Jesús, contemplando en sus padecimientos y sus apasionamientos. 
    2. En la cruz queda al desnudo su coraje, su capacidad de amar, su entrega, su fidelidad a sus convicciones, su límite y su fragilidad.
    3. Contemplamos su fidelidad a la Voluntad del Padre, que es que seamos “libres para amar, aprendiendo a hacernos hermanos/as”.
    4. Contemplando al apasionado Jesús nos sentimos convocados a nutrirnos de nuestros sueños y asumir como él las consecuencias de nuestras opciones.
    5. Ser testigo, poniéndole el cuerpo a aquello que nos apasiona y nos hace padecer, descubriendo una y otra vez, la pascua, lo que vamos aprendiendo, porque queremos vivir plenamente. 
    6. Ser testigo, es lo mismo que decir, ser fecundos en los tiempos de inviernos y en tiempos de primavera, atravesando el dolor y viviendo la alegría. Y eso contagia, brota.

Para terminar podemos decir que la espiritualidad pasionista busca traducir el mandamiento del amor, que es común a todos los cristianos. 

 

Amar a Dios Contemplativos de la Pascua en la Pasión de Jesús

Al prójimo Solidarios-Profetas de la pascua en la Pasión de la Humanidad y de la Madre Tierra

Como a uno mismo… “Testigos de la Pascua en la Pasión propia”

Colegio Santa Cruz | Todos los derechos reservados ®

Dirección: 24 de Noviembre 900 - C.A.B.A. Bs.As. - Argentina

Horario de atención: Lunes a Viernes de 8:00 a 15 hs.

Teléfono: +54 11 7700 2210